www.jorge-guerrero.com

Violencia de Género> Tipos de Violencia

Existen diferentes formas de conducta con las que el maltratador ejerce su dominación:

Maltrato Psíquico

Es aquel acto que produce sufrimiento o descalificación en la mujer. Se expresa en una relación punitiva que consiste en ignorar su presencia, espiarle o no comunicarse con ella y así crear un clima de angustia.

El agresor puede utilizar también el control de los recursos económicos y no atender suficientemente las necesidades económicas de la mujer y las/os niños/as. Incluye amenazas, insultos, obediencia, intentar que la víctima se crea culpable de cualquier problema, humillaciones a solas o en compañía de otros miembros de la familia.

Otra forma de maltrato psicológico es el aislamiento, el control de salidas y entradas en casa, el tiempo de las mismas, la desvalorización o hacer sentir ridículo por sus opiniones en público. Aquí distinguimos:

Maltrato Verbal

Consiste en humillar en público y/o en privado mediante reproches, insultos, interrogatorios impertinentes, mensajes de intimidación o amenazas de agresión.

Es un tipo de violencia que incluye: amenazas, amenazar con el suicidio, con denunciarla a la policía por abandono de hogar, intimidarla y asustarla con determinados gestos o acciones, acusarla de infidelidad, quitar las llaves de la casa o del coche, negar dinero para las compras diarias, desconectar el teléfono para dejarla incomunicada, aislarla de su familia y amistades, controlar sus posesiones personales, mostrar intensos celos sin causa aparente y amenazar con quitarle los hijos e incluso utilizarlos contra ella. Igualmente, no dejan tomar decisiones, tratar a la mujer como criada, abusar y realizar en definitiva, actos de “chantaje” emocional.

Maltrato Físico

Comprende todo acto que pueda provocar de forma no accidental daño en el cuerpo de la mujer, tales como: quemaduras, fracturas, palizas, bofetadas, golpes, heridas con arma blanca o de cualquier otro tipo. Afecta a las mujeres en su integridad corporal y comprende actitudes que van desde zarandear, empujar, abofetear, causar heridas, fracturas, quemaduras... pudiendo desembocar en homicidio.

Maltrato Sexual

Es cualquier contacto sexual influido por la violencia o forzado, es decir, realizado desde una posición de poder o autoridad hacia las mujeres.

Es corriente que los agresores violen sistemáticamente a su pareja. Esto ocurre siempre que se mantenga una relación sexual sin su consentimiento. Cuando esto ocurre, se produce una penetración forzada a la que consideramos violación.

Se reconoce como violación a toda penetración por ano, boca o vagina usando la fuerza o la intimidación. También se considera violación a todo tipo de penetración con cualquier clase de objeto, insultos y acusaciones durante las relaciones sexuales, trato como si la mujer fuera un objeto sexual.

El maltratador utiliza la intimidación, el chantaje o las amenazas como formas de presión. Las mujeres que han sido golpeadas, a veces acceden a tener una relación sexual por miedo a ser forzadas físicamente. La amenaza implícita de la utilización de la fuerza se transmite por medio de un gesto o una mirada.

Aquí distinguimos 3 categorías:

Consecuencias de los malos tratos

El resultado de los malos tratos es que la mujer pierde su autoestima, lo que también dificulta su capacidad para poner fin a la situación. Todos los aspectos de su vida pueden resentirse: relaciones, trabajo, etcétera.

Está demostrado que el maltrato psicológico tiene una progresión fatal hacia el maltrato físico, lo cual implica una evolución a todo tipo de agresiones en la familia.

La creencia de que no va a volver a suceder o que la que el hombre con el tiempo cambiará, hace que muchas mujeres no abandonen antes el hogar.

El maltrato físico a una mujer por su pareja es, a veces, de menor importancia que el maltrato psíquico, el cuerpo se recupera con facilidad, la mente es mucho más difícil.