www.jorge-guerrero.com

Violencia de Género> ¿Sufro Malos Tratos?

Algunos indicadores que nos advierten de que estamos sufriendo malos tratos son:

Dado que los agresores suelen culpar a sus víctimas, es posible que a veces creas que tú eres la culpable de que tu novio se enfade tanto. No obstante, su ira tiene poco o nada que ver contigo. El maltrato verbal y la violencia nunca tienen justificación, y es erróneo creer que puede cambiarse la forma de ser de tu pareja o que cambiará con el tiempo.

Si te identificas con alguno de estas acciones, es necesario que cambies tu forma de pensar, adoptando la óptica sobre el maltrato, hasta que lo encuentres repulsivo. Has de comprender que no mereces que te maltraten.
A veces se soportan los malos tratos por falta de autoestima: “No puedo imaginarme la vida sin él, ni creo que pueda encontrar a alguien mejor”, en ese caso deberemos preguntarnos: ¿Crees que así te irá bien en tu relación?¿puedes amar a alguien si no eres capaz de amarte siquiera a ti misma? Es necesario esforzarse por cultivar una sana autoestima y enfrentarte a la verdad.

Rasgos más destacados del hombre agresor

No todos los varones son iguales, pero todos están marcados por la socialización que favorece la construcción de identidades dominantes. El grado de violencia dependerá del modo en que cada varón asuma esa marca.

En el caso de malos tratos a mujeres, no hay un perfil específico de varón violento. Es importante distinguir a los varones igualitarios, los dominantes, los que ejercen violencia física, y los que ejercen violencia pero no llegan a la física en relación con las mujeres. Esta distinción es muy útil para su inclusión diferencial en las estrategias ante la violencia: los violentos requerirán estrategias muy específicas de actuación, las dominantes estrategias sobre todo preventivas y educativas, y los igualitarios estrategias de crecimiento en la igualdad.

La mayoría de ellos se convierten en adictos a la violencia para lograr el control y resolver conflictos, para liberarse de la ira y depresión y para reducir la tensión frente a heridas a la autoestima, y no conocen medios alternativos para conseguir esos fines.

Los principales rasgos suelen ser:

Rasgos más destacados de la mujer agredida

Es muy frecuente atribuir las causas de la violencia familiar al alcohol, a la impulsividad del agresor o a su doble personalidad. Lo cierto es que los agresores suelen utilizar el alcohol como excusa para agredir. El verdadero sentido de su dependencia sobre la mujer no es que la necesiten mucho porque la quieran mucho, sino que la aíslan para controlarla y justificar sus agresiones en línea con unos valores machistas que legitiman el abuso de poder considerando a los miembros de la familia y especialmente a la esposa, como objeto de su propiedad.

Los supuestos rasgos psicológicos que predisponen o explican la violencia en una interpretación psicológica son en realidad, característicos del vínculo interpersonal, formado y reforzado socialmente, en un contexto de dominación social de hombres y mujeres sostenido por la estructura económica, la dinámica social, las leyes y los estereotipos sociales.

Los principales rasgos suelen ser:

Principales barreras que encuentra la mujer para dejar una relación abusiva