www.jorge-guerrero.com

Guía de Sexualidad > Zonas erógenas

 
 

En 1982, tres investigadores americanos, Whipple, Perry y Ladas, identificaron una zona vaginal extraordinariamente sensible a la que denominaron punto G, en nombre de su descubridor, el ginecólogo alemán Gräfenberg.

El punto G es una superficie eréctil de unos 25 a 30 milímetros de ancho que aumenta su tamaño cuando nos excitamos, localizada en la pared anterior de la vagina a unos 3 ó 5 centímetros de la apertura vaginal.

Para proceder a su localización, es necesario que exista una excitación previa, lo que lo hará sobresalir, como si fuera un tejido rugoso. Muchas mujeres sienten la necesidad de orinar al ser estimuladas en esa zona, por lo que es conveniente vaciar la vejiga antes. Es importante no obsesionarse en encontrarlo, pues si no se logra, puedes seguir disfrutando placenteramente sin esta zona, plantéate su búsqueda como un juego más.

Si vas a intentarlo sola, es preferible que utilices algún juguete sexual (vibradores, etc.) para ayudarte en la estimulación. También valen los "penes ecológicos" a condición de que los laves bien y los enfundes en un condón, como pueden ser los pepinos, plátanos, zanahorias, calabacines, etcétera.

Si la búsqueda será en pareja, tiéndete boca arriba con las piernas separadas y que él introduzca uno o dos dedos en la vagina (índice y corazón) arqueándolos hacia arriba y haciendo un gesto "como si estuviera llamando a alguien". Asegúrate de que tenga las uñas limpias, cortadas y limadas. Tú deberás guiar cómo debe tocarte, el ritmo y la presión que debe realizar.

Hagas como hagas la búsqueda, recuerda que necesitas estar bien excitada y no obsesionarte.

 

Anterior [1] [2] [3] [4] Siguiente